Congreso de la Republica del Perú

Entrada destacada

Petroperú: Reducción del precio del diésel

¿Es necesario tener prisa para conformar una comisión de reforma de pensiones?

Foto: Universidad del Pacífico
PERÚ EVENTOS EN VIVO.- Hay una famosa frase que dice que “si no quieres hacer nada, forma una comisión”. La conformación de una comisión para la reforma de pensiones es importante y la apoyo. Pero eso no significa que toda la responsabilidad se la traslademos a ella y que deba ser el primer paso. El gobierno tiene deberes y responsabilidades que realizar, incluso antes de convocarla.


Así, el gobierno tendría que haber avanzado con tres prerrequisitos: 1) Contar con un esbozo propio de lo que queremos para un sistema de pensiones, 2) Recoger un diagnóstico claro del escenario político para hacer reforma de pensiones y 3) Definir el momento en que la comisión empezará a jugar su rol.

La reforma de pensiones que resulte no será jamás una consecuencia del juego exclusivo de expertos, modelos y ecuaciones. Si queremos que una comisión haga reformas técnicas factibles, le será de mucha ayuda tener claro el contexto político que les toque enfrentar, así como el camino allanado previamente.

Siendo esto así, ¿qué posibilidades existen para que una comisión de reforma pueda plantear con éxito unas recomendaciones que sean atendibles? Cero. Hay cero posibilidades. Si mandamos a la comisión a trabajar sin dejarle el camino previamente allanado respecto a lo que podrá proponer, la estaríamos condenando al fracaso. Por tanto, no tiene sentido apurarnos en conformar y anunciar una comisión sin tener un trabajo previo del gobierno.

¿Y se soluciona el tema con una comisión política, como lo ha planteado el MEF? Para nada. Esta idea de las dos comisiones es poco apropiada. Lo único que se logrará es contar con dos comisiones confrontando visiones radicalmente diferentes, entrando a un debate público innecesario y desgastante. Así, se deslegitimaría cualquier propuesta de la comisión técnica muy rápidamente. Así que más allá de contar con una comisión única, mi recomendación es que el gobierno no se apure en anunciarla. Se debe esperar a que el MEF –que está liderando la reforma– haga sus deberes previamente. Por tanto, no mandemos a la comisión técnica directo al sacrificio sin resultados.

¿Cuáles son los deberes? ¿Qué hay que hacer previamente? Primero, realizar un buen estudio, diagnóstico de percepción del sistema de pensiones ante la población, e intentar captar sus preferencias y sesgos hacia el ahorro para la vejez. Lamentablemente, el escenario para el ahorro a largo plazo ya está bastante ‘contaminado’ con las normativas de libre disponibilidad, por lo que habrá que tener esta realidad muy en cuenta. Segundo, o en paralelo, hay que trabajar en una fuerte campaña de concientización desde el gobierno y regulador sobre el ahorro a largo plazo, cosa que se debió empezar hace tiempo desde el gobierno y reguladores, algo que no se ve. Hay que avisar a la gente que viene una reforma en camino. Tercero, con las conclusiones de valoración de la percepción de la población y los resultados de la campaña de concientización del gobierno, el MEF debiera aproximarse a las fuerzas políticas con los aspectos claves que debería tener esta reforma y ‘testear las aguas’ para comprender lo que sería factible realizar.

Recién cuando estos pasos están hechos, la comisión técnica para la reforma de pensiones debiera entrar en juego. Con un terreno bien demarcado, los miembros de la comisión podrán definir mejor todo aquello que es factible de recomendarse y hasta donde ‘empujar’ determinados cambios, dada la situación política. No podemos juntar a diez expertos en pensiones para que logren un consenso de reformas que no se podrán aplicar. Esto es un absurdo. Necesitamos que las ideas sean aplicables en el Perú, no en un mundo imaginario.

Queremos una comisión que entre a jugar su rol en el momento que pueda plantear una reforma realista para el Perú. Y hoy eso no es posible. Por el contrario, lo que no queremos es una comisión de reforma que sirva de justificación del por qué no se logró reformar el sistema de pensiones una vez más. Fuente: www.semanaeconomica.com

Comentarios