Congreso de la Republica del Perú

Entrada destacada

Facebook, Instagram y WhatsApp en acción

Reforma de AFP: “Las AFP no cuidan a su cliente”

PERÚ EVENTOS EN VIVO.-  POR BÁRBARA SALAS V. Y LUCERO QUISPE
El gobierno de Pedro Pablo Kuczynski ya anunció que, en algunas semanas, conformará dos comisiones —una técnica y otra política— que trabajarán sobre la urgente reforma del sistema de pensiones, que ha sufrido drásticas modificaciones con las últimas medidas del Congreso como el retiro del 95.5% de las pensiones al jubilarse y el uso del 25% del fondo para el financiamiento de inmuebles.


Noelia Bernal, investigadora del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico (CIUP) y especialista en pensiones, comenta el camino que deben seguir estos grupos de trabajo para lograr un sistema previsional sostenible, solidario e inclusivo.

¿Cuáles son los principales problemas con el actual sistema nacional de pensiones?
En uno de mis últimos papers [que se publicará en la revista Apuntes], proyecto el gasto en pensiones de aquí al 2075 para el Perú, Colombia, Chile y México. En todos los países se produce un incremento significativo del gasto. Es un riesgo fiscal porque si incrementan mucho los gastos y no se tiene fuentes de ingreso suficientes, puede haber riesgos fiscales.

Ese incremento significativo del gasto se debe al envejecimiento. La gente va a vivir por más tiempo y van a nacer cada vez menos niños. Esa gente que va a vivir más demanda recursos, pensiones, gastos en salud… Se va a producir un crecimiento de las pensiones. No hay que asustarse ni ocultarlo; hay que conocerlo, difundirlo y hacer más estudios.

¿Qué hacer frente a este fin del bono demográfico en el país?
Hay que prepararnos para cuando llegue eso. Una de las formas es ahorrando más, como dice el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Vamos a  tener que ahorrar más para esos tiempos y hay que hacerlo desde ahora, no esperar al 2050. Esa es otra recomendación del BID: las reformas en pensiones se hacen ahora. No es recomendable postergar decisiones, por más impopulares que éstas sean.

¿Cómo debería ser conformada la anunciada comisión que se encargará de reformar el sistema de pensiones?
El gobierno ha anunciado que va a formar dos comisiones: una técnica y otra política. La propuesta de tener dos comisiones no va a ayudar tanto. No tengo detalles de esa comisión política, pero creo que esa no es la manera. Hay que contar con una sola comisión, muy bien diseñada en cuanto a los miembros, formada por expertos locales que conocen la realidad del Perú. Naturalmente, el BID y el Banco Mundial pueden ayudar asesorando, contando su experiencia en otros países, pero sí considero que debería ser conformada por personas nacionales y de diferentes ideologías.

¿Qué debería priorizar este grupo de trabajo?
Esta comisión debe reflexionar sobre cuál es el sistema que nosotros como país queremos. Repensar de manera integral y lograr plasmar es visión en un objetivo: qué sistema queremos. Empezar desde cero. No es cómo corrijo la competencia, o la licitación de la AFP. Es repensar, ser tan flexibles y tan capaces de reordenar todo. Necesitamos una comisión que sea abierta y reflexione, que no se pierda en los detalles de pequeños arreglos al sistema institucional vigente.

Discutir los posibles diseños del sistema previsional…
Podemos volver a hablar de un sistema de reparto. Uno con parámetros bien definidos no es malo per se, lo que pasa es que está expuesto al envejecimiento. Cuando simulas y proyectas un sistema de reparto a largo plazo, el envejecimiento le pega muy duro. Pero tiene ventajas: es un sistema que redistribuye mucho, es muy solidario porque los individuos de altos ingresos no reciben una pensión muy grande y los individuos de bajos ingresos son compensados y reciben muchos subsidios. Tiene un contrato social intergeneracional, tiene una pensión fija. El individuo sabe qué pensión va a recibir; es una certeza.

En un sistema de AFP, de contribución definida, nadie sabe qué pensión va a recibir; solamente ahorras. Un sistema de capitalización individual funciona para los individuos de altos ingresos que cotizan siempre, pero esa no la realidad de nuestro país. Necesitamos revisar qué nos sirve para proteger a un gran segmento laboral de gente, en su mayoría informal, de bajos ingresos, baja productividad y que rota mucho.

¿Qué esquema le conviene más al país?
Hay un estudio muy ilustrativo de Javier Olivera, que indica que se tendría que volver a un sistema mixto: el sistema nacional otorgaría una pensión básica, y el sistema de capitalización sería uno complementario que incrementa la pensión. Y en el primer piso podría haber una pensión asistencial, como Pensión 65. Es integrar todo el sistema. Y segundo, propone insertar solidaridad. Actualmente, no la hay: se ahorra en una cuenta individual para una propia pensión, pero no hay subsidio cruzado. Por el lado de la ONP, la mayoría de los individuos son de bajos ingresos que no logran ahorrar para una pensión y el Estado termina subsidiando con recursos de impuestos. Olivera propone un sistema que interiormente tenga su propio esquema de solidaridad.

También se podría hacer lo que el BID propone, pilotear distintos esquemas porque no hay una única receta.

¿Cuál es su expectativa personal por el trabajo de esta comisión?
Todo este trabajo toma tiempo. Entre que recoges la información y piloteas estas cosas, tomará uno o dos años. Ahí hay una pregunta política de si hay tiempo para eso, si el gobierno tiene la voluntad de esperar.

También hay que considerar qué datos tengo y con qué estudios cuento. Hoy no hay muchos estudios ni muchos datos disponibles. La comisión va a partir con poca información y eso se tiene que atacar rápidamente. Cualquier decisión se tiene que hacer en base a datos y proyecciones. Se tiene que llegar a una propuesta reflexionada e informada.

¿Se podría hacer algún tipo de reforma con medidas vigentes como la que permite el retiro del 95.5% del fondo o el 25% para una vivienda?
La línea para evaluar estas propuestas es pensar si éstas van en línea con el sistema que queremos y podemos financiar, que cubre a la mayoría de la población y protege a los más vulnerables. Si estamos pensando en una reforma integral y reflexionando sobre el arreglo institucional, ¿esta medida de sacar el 95.5% de tu plata contribuye a esa visión o va en contra? La comisión por saldo, que salió hace unos años y tiene un impacto que reduce pensiones a mediano y largo plazo, ¿va en línea con el sistema que queremos?

Yo no justifico la medida [de libre disponibilidad de los fondos] pero sí la entiendo. Las AFP no cuidan a su cliente, no le informan, no les facilitan un asesor previsional. Hay desinformación y trato desigual. El sistema no cuenta con legitimidad social. Los hacedores de política e investigadores tenemos que anticiparnos a eso y diseñar reformas que sean legítimas desde el punto de vista social. Fuente: www.semanaeconomica.com

Comentarios